Creando elementos de tensión

20/07/2020 Carlos PermuyCarlos Permuy 127

En composición avanzada existe lo que se llama Elementos de tensión. Simplificándolo mucho estos elementos vienen a ser figuras o formas inusuales que nos llaman la atención porque son contrarios a los patrones que nuestro cerebro tiene "registrados". 

De nuevo el culpable: nuestro cerebro

Recordemos que nuestro cerebro es el órgano que más energía consume de nuestro cuerpo y, por ello, cuanto menos trabaje mejor optimiza nuestros recursos. Por lo tanto, tiende a memorizar patrones visuales para después no tener que pensar qué son e identificarlos inmediatamente. Esa es una de las razones por la cual no debemos seguir a cualquiera en instagram (por ejemplo) ya que nuestro cerebro tenderá a memorizar todas las fotos "malas" que veamos y no sólo eso sino que también lo replicará en nuestras fotos, sobretodo si no pensamos qué queremos hacer de antemano, y obtendremos como resultado fotos insulsas y sin alma, con patrones que el cerebro del observador reconocerá inmediatamente y olvidará aún con mayor rapidez.

Los elementos de tensión

Dicho esto, ya sabemos que la clave para que nuestras fotografías sean diferentes y atraigan al que las observe está en que los patrones que aparezcan en ellas no sean "estándar". Ahí es donde entran los elementos de tensión.

Algunos elementos de tensión son:

  • Líneas diagonales (normalmente el cerebro tiene registradas las verticales o transversales)
  • Líneas en Zig Zag (normalmente el cerebro tiene registradas las rectas).
  • Triángulos invertidos (normalmente el cerebro tiene registrado los triángulos en la posición normal). 
  • Caos (normalmente el cerebro tiene registrado orden). 

Es relativamente fácil conseguir una fotografía con uno de estos elementos, sobretodo si sabemos cuáles son de antemano, lo difícil es que en una toma aparezcan más de dos. 

Por ejemplo, en esta fotografía observé dos cosas antes de tomarla:

  • El árbol de la parta clara tiene varios triángulos invertidos en sus ramas.
  • Las ramas ofrecen caos, no hay un patrón que se repita.

Si a ello le añadimos un personaje que no está en la parte clara de la foto y, además, con una expresión facial interesante (recordemos que es otro tipo de composición, aunque en este caso no es de tensión), el espectador seguro que se fijará en ella porque habrá algo que le llamará la atención aunque sea muy posible que no sepa por qué, a no ser que haya estudiado composición.

Hasta el próximo artículo.

Un abrazo.

Etiquetas

Artículos relacionados

Aprender fotografía de fuentes incorrectas

02/06/2021 Carlos PermuyCarlos Permuy

Siempre he sido un defensor de la formación de calidad. Está muy bien ser autodidacta pero el problema de serlo es que no se tiene un aprendizaje estr...

Leer más
Aprender fotografía de fuentes incorrectas

Cómo empezar un proyecto fotográfico

19/04/2021 Carlos PermuyCarlos Permuy

Posiblemente hayas entrado en el mundo de la fotografía comprando una cámara digital y haciendo fotos con tus amigos, por tu ciudad, por el campo (fot...

Leer más
Cómo empezar un proyecto fotográfico