El uso de angulares

20/07/2020 Carlos PermuyCarlos Permuy 89

En la fotografía "street", documental o social, había una norma no escrita mediante la cual no se debería usar un angular más allá de 28mm. Por decirlo de otra manera, lo establecido era usar, mínimo, un 28mm. No obstante, esto es totalmente incorrecto y podemos usar cualquier angular de la focal que queramos, siempre y cuando hayamos pensado antes qué queremos hacer y cómo (de nuevo, pensar antes de disparar). En esta ocasión podéis ver una foto que hice con un 21mm.

La magia del 21mm

De todos los angulares que podemos usar, para mí el 21mm tiene algo mágico. Cierto es que debemos acercarnos muchísimo al sujeto y, en ocasiones, deberemos estar prácticamente encima de ellos pero por contra tenemos que no hace ni falta mirar por nuestro visor porque el área que coge es tan grande que difícilmente no lo tendremos en el cuadro. Además, al entrar tantas cosas en el encuadre explicamos mucho más al espectador.

El peligro de los angulares extremos

Esto tiene una cosa buena y una cosa mala. La buena es que si disparamos sin mirar por el visor, a veces obtendremos una imagen diferente y curiosa ya que no estará tomada desde la altura de nuestros ojos sorprendiendo al espectador. Por contra, nos puede pasar precisamente todo lo contrario: que la foto quede un desastre y no sirva para nada. También compositivamente tiene algo bueno y algo malo. La parte buena es que introducimos muchas más cosas en el encuadre y, por tanto, contamos más. La mala es que cuantas más cosas entren en el encuadre, más difícil será crear dicha composición. Además, obtendremos deformaciones de la imagen que, de nuevo, algunas veces jugarán en nuestro favor y otras no.

La ventaja de usar la misma focal

Lo ideal, entonces, es usar mucho una misma óptica, en este caso concreto el 21mm, hasta que nuestro cerebro "grabe" esa focal y seamos capaces de ver el encuadre sin necesidad de mirar por el visor. Será entonces cuando encuadraremos lo que queramos sin mirar por él y compondremos de la misma manera, fallando muy pocos disparos. Como curiosidad os diré que mis fotos de Japón están hechas en un 95% usando este sistema, aunque allí usé una focal de 28mm.
Precisamente por eso es por lo que desaconsejo siempre el uso de los zooms, pero de esto hablaremos en otra ocasión.

¡Hasta el próximo artículo!

Etiquetas

Artículos relacionados

Cómo empezar un proyecto fotográfico

19/04/2021 Carlos PermuyCarlos Permuy

Posiblemente hayas entrado en el mundo de la fotografía comprando una cámara digital y haciendo fotos con tus amigos, por tu ciudad, por el campo (fot...

Leer más
Cómo empezar un proyecto fotográfico

El fotógrafo híbrido

22/03/2021 Carlos PermuyCarlos Permuy

La aparición de la fotografía digital dejó muy maltrecha a la fotografía analógica de toda la vida hasta el punto de que hace unos años era incluso di...

Leer más
El fotógrafo híbrido